27/1/15

Mucho tiempo hace ya...

Hace mucho que no escribo...

Hace mucho que no tengo tiempo ni de mirarme detenidamente en el espejo...


No hace tanto tiempo tenía pequeños momentos para poder hacer lo que quisiera... incluso para no hacer nada. Pero ese tiempo ya pasó...

Hoy la cosa va de tiempo... y de tiempos en general...

Tiempos de suspenso en tus acciones, tiempo de suspenso en tu vida... 

Hagamos un paréntesis...

He perdido el tiempo incluso para poder descansar y dormir como una persona normal. Este mal será común en la era en que vivimos. A veces ni para pensar tengo, mucho menos para recordar.

El estrés nos acecha en cada rincón, las prisas, las tareas pendientes, los nuevos proyectos, la vida en general...

Hace tiempo se rompió mi sueños, y una gran parte de mi. A pesar de ello, seguí con una esperanza de seguir dibujando castillos en el cielo. Estoy a poco de terminar una nueva formación con la que rellenar mi curriculum. No ha sido un camino fácil, al principio no lo tenía muy claro que fuera mi camino, pero va pasando el tiempo y me va gustando cada vez más.

Hace poco más de una semana, tuve un incidente en una tienda, y respondí como se esperaba según la profesión que he elegido como mi plan B. Me sentí orgullosa de mi, y aún mejor, confié en mi misma. Y en ese instante vi que se me dan bien muchas cosas a pesar de mi eterna falta de confianza.

Hace unos meses se hizo oficial que subirían el límite de edad en el acceso a mi opción A... y aunque no tengo mucho tiempo ni para estudiar para mis exámenes, decidí que volvería a intentarlo. Pero esto no es verdad... En realidad era algo que ya tenía decidido desde siempre... No soy ese tipo de personas que se resigna o conforma con las cosas... En ocasiones no lo demuestro y parezco todo lo contrario, pero quien me conoce sabe que soy una luchadora nata... Ellos me conocen mejor que yo misma...

Sigo sin tener tiempo para estudiar las oposiciones como yo quisiera, pero confío en que se alargará el proceso como siempre, y me dará cierto margen de maniobra, al menos para acabar el curso lectivo. Así podré estudiar cuando este con las prácticas y compaginarlo con el trabajo... Nadie dijo que fuera fácil, pero ya sabemos que yo tampoco lo soy...

Este no sé si será un nuevo comienzo, o un retorno... Pero estoy aquí ahora, y eso es lo que importa. Siempre estuve aquí, aunque me mantuviera en silencio... De vez en cuando son necesarios los silencios, alejarte un poco y tomar cierta perspectiva...


Hace mucho tiempo que no tengo tiempo para mí, pero no por ello he abandonado...

Hace mucho tiempo que no escribo...

Hace mucho tiempo que sigo aquí...

7/2/13

Me cago en los seguros....



Muerta en vida….

Cada día que pasa en vez de mejorar la espalda… empeora… Las contracturas no se van por inspiración divina, el ejercicio no es que me ayude demasiado, la verdad es que estoy bastante jodida. El trabajo influye bastante, no es precisamente físico, pero si estar todo el día sentada o de pie, en el ordenador, y sin poder adoptar una postura ergonómica ni cómoda, esa caja, y estar todo el día gira aquí, gira allí…
El cuadro que se vislumbra al final de cada día es: yo reventada, con la espalda matándome de dolor, y me aventuraría a decir que con la musculatura inflamada…
Me hace gracia que los médicos, desde el primer día que tuve el accidente, no hacen más que decirme que esto es un camino largo de recuperación, que debo tener paciencia… Sinceramente…. ¡Qué os den!
Me gustaría verles a ellos en mi situación… Llevo 5 meses ya… he tenido 35 sesiones de rehabilitación, con paréntesis de por medio. Mi seguro a las 15 sesiones vio oportuno que no siguiera recibiendo más tratamiento. Que esto ya iría poco a poco a mejor con mi día a día… Mi seguro privado de salud me mandó otras 20 sesiones más… Pero ellos creen ya que mi día a día lo irá mejorando…
Conclusión… Me cago en los seguros… ¿Yo para que los pago si luego no me dan todo tratamiento que necesito?
No puedo dormir bien, no puedo hacer mi vida normal, no puedo volver a mis viejas rutinas (entrenar, estudiar, etc) todo me molesta y, me afecta de manera que antes no hacía… Y encima súmale que, ahora tengo un principio de hernia discal entre la C5 y C6… y si no es por este último accidente, es del anterior y me ha dado la cara ahora…
En el fondo… creo que cuando la gente ve mi coche, cree que estamos en los coches locos… Sino… no lo entiendo…


En fin… sólo me queda un mes más para irme unos mesecitos al paro… esperemos pueda descansar lo que necesito y mejorar un poco… porque ya he comprobado que mientras este trabajando no…

PD: Para rematar... llevo meses que el seguro diga algo sobre la indemnización... Un año de estos...

16/1/13

Arriesgar y perder...



Son ya, bastantes convocatorias a las que me he presentado. Y todo apunta, a que ésta, será mi último año. Deberían haber quitado el límite de edad, como ya hicieron en el CNP, pero SPAIN IS DIFFERENT
Estamos en ese país, en el que el Gobierno dice que no hará una cosa y, termina haciéndolo de tapadillo. En este caso, sucede justo al revés… Dijeron que lo harían, ya que había sentencia firme del Tribunal Constitucional, y fue el motivo por el que el CNP tuvo que suprimirlo (las denuncias iban, hacia dicho proceso selectivo), pero que, como supuestamente seguían ambos procesos las mismas bases, se modificaría…
¿Vosotros habéis visto el cambio en la convocatoria? Pues yo tampoco…. Ahora ve, pon una denuncia al Constitucional y, paga las tasas judiciales (de fondo, se escucha la risa malévola de Nelson, de los Simpson, “JA JA”)… Exacto… Tú, también lo has pensado, he descrito lo que sonaría en la mente de cada hijo de vecino, con lo que concluimos que nadie lo hará. Así pues, nos jodemos y, mientras las cosas no cambien, seguiremos siendo esos muñecotes con los que jugar aquellos que sustentan el poder, y que SUPUESTAME nos representan…
A lo que íbamos… Que me desvío del tema principal y me meto en berenjenales…
Esta era mi última oportunidad, (suena a principio épico, de historia mítica, ¿eh?, pues NO), ya que el año que viene, si se publicara convocatoria (cosa más que improbable, por esto que algunos llaman CRISIS FINANCIERA), yo cumpliría la treintena y, no cumpliría los requisitos…
Así que, ante una convocatoria de unas 38 míseras plazas para LIBRE (mi forma de acceso para esta gloriosa institución, que es la Benemérita) y habiendo una media de unas 200 personas por plaza, era el momento de darlo todo y morir, ya que ir sobre seguro, es lo mismo que quedarte igual que estabas. Servidora, ante la perspectiva que tenía, habiendo estudiado más bien poco por los acontecimientos de los últimos meses, era la que más se iba a jugar seguro.
Y una, que es muy “lista”, se la jugó como nunca. Si no he respondido a todas las preguntas, fue por no abusar… Pues, maldita yo, y maldita mi idea de arriesgar… No he fallado más que una escopeta de feria, porque alguien en algún momento se ha apiadado de mi, y me dejo responder algunas bien…
El magnífico resultado es, que este último año consigo la peor nota de todas las veces que me he presentado, y con diferencia de más de 10 puntos, que esto, es todo un mundo aquí. En fin, que le vamos a hacer ya, si lo único que me queda es resignarme, compadecerme y, pensar cuán gilipollas puedo llegar a ser en ciertas ocasiones.
Lo peor de todo, es que sabía que no lo conseguiría, pero siempre te queda una pequeña y maldita esperanza, que se agarra cual garrapata al fondo de tu alma… Y cuando ves que ese sueño tuyo se rompe definitivamente, se rompe una parte importante de ti…
Aun así, ¿sabéis que os digo?... Yo estoy hecha a base de caídas y alzamientos… Buscaré una jodida alternativa, aun implicando que nunca será MI opción IDEAL, pero haré que valga la pena. En definitiva ¿no es esto, lo que hace la mayoría? Al menos, todos aquellos que no tienen la suerte de cumplir sus grandes sueños…
Cumpliré algunos sueños más pequeñitos… y los HARE GRANDES…



PD: “Maybe I’m not THE BEST, maybe I’m not THE ONE… But I know who I AM”…

10/1/13

Conducción...




Soy una temeraria… o eso dicen...
La verdad es que en ocasiones, les doy la razón a quien opina así, otras sólo digo que conduzco bien, y según las condiciones me permiten… Y cuando digo las condiciones me refiero a mi coche, mis reflejos (en ese momento concreto), el estado de la carretera, sus características y, por lo general las circunstancias del tráfico.

Aunque he de reconocer, que de un tiempo hacia aquí, estoy más tensa, soy bastante más agresiva de lo que era antes en mi forma de conducir.
A mi favor diré que, tras tener varios accidentes de tráfico de diferentes características, sortear otros muchos posibles accidentes, me he desquiciado un tanto con la gente con la que me cruzo por la carretera.

Siempre he sido de las que piensan, que cada uno ha de conducir como pueda y, quiera dentro de la legalidad de las normas establecidas. Mas también creo, que hay ciertas circunstancias y normas que deberían revisarse y modificarse, véase, límites de velocidad que no están adecuados a las actuales circunstancias. Mejores coches, con mucha seguridad; algunas veces, mejores carreteras, que nos permitirían ir a mayores velocidades límites que las fijadas, sobre todo teniendo en cuenta la potencia que tienen actualmente nuestros coches. No es lógico que mantengamos velocidades desde hace tantísimos años, habiendo mejorado bastantes aspectos…

No me dilataré más de lo necesario con el tema de la velocidad… Como es obvio, uno de los motivos, por los que me dicen que conduzco de manera temeraria… Estoy bastante en contra de los actuales y, admito que me los suelo pasar por el forro, como se suele decir… Por lo general, lo que la ley me permite sin ser denunciada… Pero no voy a negar las evidencias… En el pasado, me denunciaron por exceso de velocidad…

Después de mis vivencias, les concedo a aquellos que me decían que, a pesar de que yo fuese con precaución, tenía que preguntarme si el resto también iba así… A tenor de los hechos la respuesta es no…
Recuerdo que les refutaba con que yo podría ir a 30 km/h y, que si el resto no iba con precaución, también podía pegármela… Por este mismo motivo, a día de hoy, sigo pasándome los límites…
Tengo claro que se debe conducir con respeto, pero nunca con miedo… Pues termina produciendo más accidentes, ya que se va con inseguridad y, así se conduce con el sí, pero no…

La velocidad es un peligro. Totalmente de acuerdo, sobre todo depende de en qué manos se encuentre… Pero hay mil factores más, que así mismo provocan accidentes…

El último que tuve, estaba totalmente parada. Mirando si podía meterme en un callejón sin salida, marcha atrás para aparcar (cosa que podría haber hecho pues estaba totalmente despejada). El coche que me proseguía llegó al cruce, miró si venía alguien del callejón (que le quedaba a su derecha), pero se olvidó de mirar hacia adelante y mirar si había alguien ahí. El coche es negro, así que digo yo, que cualquiera que tenga una vista periférica normal, vería al menos una mancha negra… En fin, como no me vio, pues se movió menos de medio metro, con todo el infortunio de darme en mi esquina trasera derecha, justo en la sujeción de la viga lateral, cogiéndome en mala postura (estaba girada mirando hacia atrás, para realizar mi maniobra…)
Definitivamente, es cierto que hay a quien se le debe decir que tenga cuidado con los coches parados…

En mi vida conductora, llevo ya 7 accidentes, no contaremos las veces que he tenido que dar parte, porque me han fastidiado el coche teniéndolo bien aparcadito… Pero hay algo claro… o yo soy un imán esté o no, dentro del coche, para tener impactos en el vehículo, o no me lo explico… Añádase, que siempre ha sido con el coche, excepto haciendo las prácticas del C, que me dieron un besito en la parte posterior… Pero ninguno con la moto, extrañamente y afortunadamente para mí.

Conclusión:
Hay que ir con respeto y precaución, pero no puedes ir tampoco pensando y si este, y si aquel… Hay que conducir y prever lo que el capullo de delante, de detrás o, del lado vaya a hacer, y según eso actuar en consecuencia... Simple y llanamente.

Sorteo literario...



No soy muy dada a participar en sorteos… Bien es cierto, que nunca he conseguido el premio ansiado en cada uno de los que he sido participe… Por ello, puede que sea reacia a estas cosas…
Pero en muchas ocasiones veo sorteos más que interesantes, últimamente bastantes en relación a la cultura, ya sean entradas al cine, libros o películas… Sin contar, claro está en los típicos sorteos de premios económicos en los que más de uno se gasta el dinerillo… Yo, por lo general, un décimo para el de Navidad, y mi Euromillón de rigor, que ya es una costumbre más que nada, aunque quién dice que un día no tendré eso que llaman, fortuna, y me toque un pellizquito…

Y … ¿por qué nos encontramos hablando de esto ahora mismo? Pues básicamente porque me he decidido a participar en uno de ellos…

Sortean dos libros para el día de los enamorados… famoso día llamado al consumismo, que dirán muchos en realidad. No lo niego, no soy de ese tipo de personas que suela celebrarlo… Aunque es mejor que no me desvíe del tema. Se sortean dos libros que obvio son de literatura romántica, no podía tratarse de otro modo…

Uno de un autor que captó mi atención desde su primera novela, “Canciones para Paula” de Blue Jeans, seudónimo del más que popular en las redes sociales de Francisco De Paula, y el libro en cuestión es “No sonrías que me enamoro” que publicará el 5 de Febrero y que por supuesto está en mi lista de deseos desde hace ya bastantes meses…
El segundo libro es de un autor aun anónimo para mí, Daniel Blanco. Y su libro “El secreto del amor”, que por lo que he leído está bastante bien, ha recibido el XXVIII Premio Jaén de Narrativa Juvenil. A añadir que por la reseña en un blog que leí (http://adoblealtura.blogspot.com.es/2013/01/el-secreto-del-amor-daniel-blanco.html?showComment=1357640462933), no se convertirá en una saga, pues indicaba que tenía un final cerrado.
Por si alguien está interesado... os dejo el sorteo en cuestión http://lasabiduriadeloslibros.blogspot.com.es/2013/01/sorteo-san-valentin.html

En definitiva un buen sorteo en el que vamos a probar suerte… Nunca pierdo nada por intentarlo, ¿no?

24/12/12

Bajadas...




Hace un tiempo empecé a odiar ver muestras de amor entre parejas, entre otras tantas cosa,  como ver la televisión porque había tantos programas o películas que, por un lado me daban un punto de optimismo que en aquel momento tanta falta me hacía, pero que por otro me hacía más consciente de seguir sin conseguir aquello que marqué como mis objetivos.
No es que tenga grandes metas… De hecho es más que probable que quiera lo que cualquier otra persona pueda desear, crear mi propia vida, independizarse (tener mi propio hogar), un trabajo (soñado, pues cualquier trabajo tampoco es lo ideal), encontrar alguien con la que poder compartir mi vida, y que sea quien me ayude a formar una familia un poco más adelante…
Pero mi vida es una montaña rusa, como la de muchos… y me encontraba en plena bajada, sabiendo que en algún momento volvería a subir… Esperaba que cuando lo hiciese, fuera porque conseguía mis objetivos, y necesitaba hacerlo, no sólo por mi ego, sino porque cada vez que subía desde hacia cierto tiempo… la bajada posterior era aún más profunda.  Tanto que terminé por ser demasiado pesimista ante mis propias expectativas y no ver nunca una mínima posibilidad de mejora en cualquier cosa que emprendiese…
Solía ir mucho de paseo con el coche, es la mejor forma que tengo para desconectar de todo, y abusaba bastante de ellos… En cada paseo no podía evitar encontrarme con mis pensamientos, mis sueños, y siempre el omnipresente príncipe de mis noches veladas.
Era el momento de llegar a una playa solitaria y sentarme ante las estrellas de una bonita  noche despejada, sentir la fría brisa acariciándome, y preguntarme… ¿donde estarás? O ¿cuándo llegarás?... Pero en realidad… ¿Qué más me daba? Si sólo con la ilusión de una nueva esperanza, ya era feliz… Lo que me atormentaba en realidad eran esos momentos en los que mi “depresión” no me hacía ser feliz con ese poquito…
Hablo entre comillas de una depresión, porque no he ido en ningún momento para que un médico me lo certificara… Sé cómo me sentía, y como me encontraba, todo lo que me pasaba… No tenía necesidad de que nadie me dijera te pasa “X”, ni mucho menos que me mandara ningún tipo de medicación… Quería superar mis cosas como siempre lo he hecho… a mi manera y por mi misma…
Estoy actualmente en un mejor momento, esto no significa que esté plenamente feliz, soy ese tipo de personas que nunca dejan de exigirse, y hasta que no tienen todo lo que desean no se encuentran bien, soy ese mismo tipo de personas que cuando consiguen lo último que se habían fijado vuelven a fijarse nuevas metas… Soy ese tipo de personas que están abocadas a ser infelices siempre… Pero estoy dispuesta a ser diferente, a ser feliz con lo que tengo a pesar de seguir exigiéndome siempre más… Tengo claro que no estoy dispuesta a contentarme con poco, pero a la vez de sonreír cada día lo mejor que pueda…
Esto sólo es una pequeña parte de mí ser… Otro día quizás buceemos más en mi ser…

4/1/12

Recaídas...


Por muy rápido que intente levantarme y, todo el empeño que ponga en avanzar con paso firme, sin tropezarme, es en vano…
Esto es una nueva diarrea verbal, lo sé, pero llevo días malos, y ya no aguanto más…
Siempre pienso que esta vez he tocado techo, o fondo, según como quiera uno verlo. La verdad es otra bien distinta, nunca tocaré una u otra cosa, hasta el día que mi cuerpo ya no pueda levantarse nunca más…
Ahora no sé porque he caído…
No entiendo bien que ha ocurrido…
A simple vista nada fuera de lo habitual… Salir, entrar, reír, llorar…
Pero lo cierto es que todo ha vuelto. De pronto me siento de nuevo como hace años y, quizás en realidad no hay nada que lo diferencie a aquel entonces…
Siempre supe que necesitaba ayuda, desde el primer momento estoy perdida en cuanto a cómo obtenerla, necesitaba alejarme de todo y no pude hacerlo, necesite tomarlo todo desde otra perspectiva y no lo conseguí, necesitaba un cambio de circunstancias que nunca llegaron, necesite volver a creer, confiar, pero… ¿Cómo? ¿En quién? ¿En qué? Y lo más importante… ¿por qué?

Siempre digo lo mismo…
Ya no puedo más, ya no soy capaz de soportarlo más…
Necesito ser feliz…
Me lo merezco…
¿Por qué no puedo serlo?
Pero no llega un mínimo cambio…

Me dejo llevar, creo, confío…
Y el nuevo chasco no tarda en llegar…
Lo analizo todo, lo cuestiono de principio a fin, lo razono, lo reflexiono… pero nada… Nada que me salve de mi estado depresivo…

Sé que no debo, pero no puedo evitar preguntarme ¿Qué hay de malo en mí? ¿Por qué predispongo todo para que me  vaya mal? ¿Por qué nunca un cambio real, una alegría, algo de lo que tanto necesito?
Caer…
Caer…
Caer…
Caer…


Oscuridad…


Abismo…

Perderme…

Sólo esto resuena en mi cabeza…
 Perderme… Soledad… Llorar las penas… Conseguir reencontrarme… Ayuda…

Y me escondo… ya sea entre las cuatro paredes que constituyen mi cuarto… o en medio de la carretera… para que las lágrimas salgan… recorran mis mejillas y me ahoguen hasta no poder respirar…


Nada claro… Nada inteligente… Nada inteligible… Nada bueno…

26/12/11

Pedir ayuda...


A veces no sabemos cómo pedir ayuda… Otras creemos que no nos hace falta… O simplemente que pensamos que somos una molestia o una carga para los demás…
Probablemente para cualquiera, mi vida puede estar más que bien… Como la de cualquiera, es susceptible de mejorar, pero a pesar de todo es una vida bastante buena… Sin necesidad hasta ahora de tener un empleo, con posibilidad de entrar y salir teniendo dinero para ello, viajar, sin cargas de ningún tipo… Lo que viene siendo una vida que muchos desean…
No digo que sea mala, que conste… Sólo que no es la que quiero, ni la que necesito…
Soy una persona con un grado de independencia muy elevado. Me encanta trabajar, incluso, he disfrutado con trabajos “basura” en un McDonals, reponiendo en el Ikea… En fin, que me considero una persona dinámica y, necesito estar ocupada. Y cuando me refiero a estar ocupada, hablo de un empleo, no de estar estudiando…
Empecé a trabajar a regañadientes de mis padres. No veían la necesidad y, querían que me centrara en los estudios… Pero yo me desmotivé con el tiempo, ya no le veía demasiado interés a estudiar, hacer una carrera. Así que empecé a coger trabajos para vacaciones, sustituciones, etc., rezando para que encontrar luego otro trabajillo más…
Sin embargo siempre he antepuesto los intereses de los demás, aunque no 100%, a los míos propios… Y terminaba por rechazar trabajos para “estudiar más”. Por seguir con mis obligaciones estudiantiles…
El caso es que poco a poco me ido perdiendo en el camino. Hasta que recordé a lo que me quería dedicar cuando era una enana… Tuve apoyo familiar, ni mucho, ni poco, el necesario… Pero me ido frustrando al no conseguir mi objetivo. Al principio fui yo quien lo estropeó todo, y luego han sido las circunstancias las que no han sido las más propicias…
Con todo esto… y teniendo en cuenta lo perfeccionista y lo autoexigente que soy conmigo misma, he ido cayendo cada vez más hondo.
De normal, yo intento quedarme mis problemas para mí… a lo sumo los comparto con el papel si veo que no puedo más… Pero me costaba mucho contárselo a “cualquiera”. Sentía que cargaba al resto de mis problemas y que bastante tenían ya con lo propio. Ahora no es que vaya por ahí contándole penas a todo el mundo, pero se me salta la lágrima fácilmente con algo que me recuerde lo que siento o lo que me pasa…
Y cuando lloro ante alguien me siento peor, porque me siento débil, vulnerable, un blanco fácil, más fácil del que ya soy…
Tengo un gran número de complejos… Como la mayoría de los complejos, son conceptos subjetivos, que por lo general sólo uno mismo ve. Yo no sólo tengo complejos por mi físico, sino por otros asuntos, intelectual, emocional… Un poco de todo… Desearía despojarme de ellos para sentirme bien conmigo misma, para gustarme y sentirme cómoda con los demás. Para ser más yo… La que antes era… Antes de todo esto…
Ojalá pudiese ser todo más fácil, ojalá no tuviese estos conceptos de mi persona, aunque quizás ya sea tarde para eso… Pero, quizás no lo sea… Sólo necesito tiempo… Tiempo para pedir la ayuda que necesito, a quien debo pedírsela…
Qué difícil es pedir ayuda cuando no estás acostumbrado a hacerlo nunca… O cuando ya no tienes siquiera, el valor de hacerlo…

19/12/11

Sueños...


Reuniendo pedazos de una vida que quisiera vivir…
Reuniendo esos pedazos, que son tan sólo el reflejo de los sueños, que día tras día, pasan ante mí en la soledad de la noche. Esos sueños que deseo ínfimamente que se conviertan en una realidad, en hechos de mi pasado, de mi existencia, y la consecuencia de un futuro aun sin precedentes.
Soñamos a diario, a veces incluso estando despiertos... y deseamos que nuestros sueños se conviertan en realidad.
En ocasiones es difícil, pero otras se cumplen. Quienes viven esos sueños, son las personas más felices y afortunadas que existen.
Yo sueño mucho, pero a la vez soy muy realista. Sé que el 99% de mis sueños, nunca se cumplirán... no he sido una persona especialmente afortunada en la vida, y conozco donde se encuentran mis limitaciones...
Vivir mi vida junto a ti… El que en mis sueños aun no tiene ese rostro fijo, que aun no puedo verte con claridad… Porque la vida cambia tanto, que uno no sabe cómo terminará siendo ese día que aún está por llegar, y no hago más que esperarlo…
Pasar cada segundo libre que deseemos, el uno con el otro. Cada uno con sus perspectivas laborales, pero ambos con una vida personal común dibujada ante nosotros. Una vida que quizás, asustaría a quien no está preparado para afrontar el compromiso de lo que esto significa. Pero que tú, sabes que es algo más que debe ocurrir, que es simplemente una parte más de nosotros, una parte más que cuando la tengas que enfrentar la verás más clara que ninguna otra y, no te dará miedo avanzar hacia allí… donde te estoy esperando.
Suelo soñar también con la independencia… Es algo que siempre he tenido en mente desde muy jovencita. Imagino que por eso me atormenta tan frecuentemente en sueños…
Vivir la vida como quise o como quiero… Vivir sin necesidad de explicaciones, con libertad… Sentir que pertenezco a un lugar, que estoy en mi propio hogar, del que nadie pueda echarme.
Soñar con un trabajo ideal, con desempeñar las funciones que me gustan. Sentirme valorada en ello, y llegar a casa con la satisfacción de haberlo hecho bien…
No escuchar constantes críticas sobre ello. Sobre si hay otras opciones, si esa no es la que se supone se encaja más a mi perfil… Que no es mi perfil, sino el que otros se hacen de mi misma, con impresiones superfluas, sin base alguna, o que cumplen las expectativas que ellos esperan…
Son tantos los sueños que tengo…
Y con el paso del tiempo, algunos de mis sueños empiezan a hacerse realidad… Aunque no del modo que esperaba o pensaba en su momento que ocurrirían. Pero da igual cual sea el modo en que todo ocurra o, si no es como imaginé en su momento, sólo importa que al fin y al cabo está sucediendo un cambio y un pequeño avance hacia aquello que un día soñé… Quizás cualquiera no verá el movimiento, pero yo que soy a la que le atañe lo veo…

15/12/11

Relaciones insanas


Qué fácil sería odiarte tan siquiera si consiguiera lograrlo…
Pero no es a ti a quien odio, ni siquiera lo que siento por ti. En realidad es a mi misma lo único que puedo detestar, pues fui yo la única que creyó que tú te pudieras enamorar de mí y, como hecho reflejo yo lo hice de ti. Fui yo quien se creó una ilusión real o ficticia. Aunque por encima de todo, fui yo la que aun sabiendo todo esto no te permití o demandé que salieras de escena.
Es por todo esto por lo que me odio, y aun de no hacerlo, debería.
No estoy en posición de amarte, no estoy en posición siquiera de demandar tu atención. Mis circunstancias no lo permiten… No puedo ser tuya, ni de otra persona que no sea él… He prometido, he dicho, de hecho, amo… Sin embargo, ¿cómo puedo amar, si tú me haces sentir algo que no sé como catalogar?
No me sirven las excusas. Decir que mi relación no va bien, que hay problemas…. Que a ti, te ocurre igual… Pero si no me sirve a mí, ¿Qué más me da que te pase igual? Esto no puede ser…
Me creas ansiedad, me siento el corazón dividido entre lo que es sensato a veces y, lo que parece a todas luces una locura otras...
Cuando te conocí creí, que había estado muerta hasta este instante… Me dio la sensación de que mi corazón no había tenido vida alguna hasta entonces, cuando ese momento le dotó de ritmo y te convertiste en alguien “especial”.
Que idiota fui… Claro que no estuvo nunca muerto, sino todo lo contrario. Me inventé una historia en mi cabeza que no era cierta, sólo por la emoción que vivía…
Me angustiaba no saber si te habría ocurrido como a mí, averiguar que yo tampoco era una más que pasa sin pena ni gloria ante tu vida. Pero aún me sobrecogía mucho más, al pensar que de ser así, tu también serías uno más como consecuencia para mi, pues como debías ser el que yo buscaba y no ser yo tu búsqueda...
Pasa el tiempo y sigue algo encallado en mi interior… Desconozco que ocurre… De pronto pienso…
Tengo envidia por no ser ella, tengo envidia por no ser la única en la que pienses, por no estar en la piel de la que deje sin sentido tu vida si no estuviese junto a ti, por no compartir cada segundo de tu día, por no sentir tu piel como ella lo hace, por no beber de tus labios, por no embriagarme con tu aroma, por no poderme sentir dueña de una parte de ti…
Siento envidia y no me siento sana por ello… Porque en realidad no deseo ser ella, ni estar en su lugar, yo no soportaría eso… Ya estuve en su lugar en un pasado anterior.
Soy complicada, pero en realidad no es para tanto… Simplemente deje de sentir cosas que debía sentir con él… Dejaron de cuidar mi relación y me cansé… Recurrí a ti, que dejabas bonitas palabras tras tu paso, que me embriagabas de aquello que necesitaba, atención y cariño…
Y termino descubriendo… que al final de todo que simplemente me refugiaba en lo que parecía más fácil… Pero esto es completamente insano… Tampoco tú mereces un lugar en mi vida y demasiado te estoy otorgando, mientras me servías de escape… Es egoísta mi actuación… Lo siento… Pero esto es insano… Tú no me quieres… y yo… yo sé que al final no te amaré…